Blogia
Luis Agüero Wagner

FERNANDO LUGO CONDECORADO COMO PINOCHET Y NORIEGA

 

FERNANDO LUGO CONDECORADO COMO PINOCHET Y NORIEGA


"Condecoran a Fernando Lugo con el “Grado de Gran Cruz” del Perú" dice un titular de la prensa paraguaya, citando como fuente a la SICOM.

Vale decir, el cura Fernando Lugo recibió de manos de Alan García, -hombre del imperio en Sudamérica, si los hay- la misma condecoración que recibió Augusto Pinochet en 1977.

"En su calidad de militar fue condecorado con las siguientes distinciones: medalla por 10, 20 y 30 años de servicio; Orden al Mérito en el grado de Gran Cruz del Perú en 1977" dice el currículum del dictador chileno.

Algo más de lo cual puede vanagloriarse el "glorioso" cura con hijos, veteranos de mil batallas con el bochorno.
TAMBIÉN NORIEGA
En 1980, a raíz de la muerte brutal del presidente de Panamá, Omar Torrijos, Manuel Antonio Noriega se convirtió en uno de los hombres más temidos de su país. Fue director de los servicios secretos y en 1984 asumió el cargo de jefe de las fuerzas armadas. Era, de facto, el hombre del poder en su país.
Sus relaciones con Francia también eran cordiales. En 1987, dos años antes de que se proclamara presidente de Panamá, Manuel Antonio Noriega recibió el máximo premio honorífico del gobierno francés: la Legión de honor.
“Es anecdótico, pero es sintomático de las amistosas relaciones entre Panamá y Francia en aquella época”, recalcó el abogado Leberquier.
La Legión de honor galardona a franceses o extranjeros por “favores a la nación”. ¿Qué tipo de favores hizo Noriega a Francia en los años ochenta para que el ministro de Relaciones Exteriores galo de la época otorgara el premio a Noriega?
En varias ocasiones, Francia dio el premio a extranjeros para fortalecer sus relaciones diplomáticas, sin considerar la virtud moral del jefe de Estado. Fue así como Nicolae Ceauşescu, dictador rumano, recibió la Legión de honor en 1978.
En el caso de Noriega, el semanario político y satírico francés Le Canard enchaîné, recuerda que “Noriega siempre era tratado con mucha cortesía por los embajadores franceses en Panamá. (…) Noriega cerraba los ojos sobre el tránsito, por el canal de Panamá, de los convoyes nucleares hacia las islas francesas de Mururoa, en el Pacífico”.
Los magistrados franceses que investigaron a Noriega por lavado de dinero subrayaron precisamente la cercanía que “cara de piña” afirmaba tener con las autoridades francesas.
A raíz de una visita al panameño a su cárcel estadunidense para interrogarlo, los magistrados galos relataron que “(Noriega) tenía una fotografía donde se veía con el general Lacaze, entonces jefe de Estado Mayor francés. Noriega indicaba que viajaba a Francia para comprar material, aviones y armas”, revela el semanario L’Express en su página web.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres