Blogia
Luis Agüero Wagner

FERNANDO LUGO, TRES VECES FARSANTE

FERNANDO LUGO, TRIPLE FARSANTE


FERNANDO LUGO, TRIPLE FARSANTE

1- FALSO BOLIVARIANO
2- FALSO REFERENTE MORAL
3- OBISPO SECUESTRADOR Y FALSO MEDIADOR


EL FALSO BOLIVARIANO (1)

VER:
http://www.aporrea.org/tiburon/a89291.html

El filósofo Baruc Spinoza afirmó que quien se arrepiente de lo que ha hecho es doblemente miserable, y tal es el caso del presionable obispo Fernando Lugo, quien inducido por la reacción acabó autorizando el ingreso de fuerzas imperialistas de ocupación extranjera al Paraguay. La noticia aparece hoy en la prensa paraguaya, y sólo puede sorprender a los incautos que todavía confían en las mentiras del clérigo. Ver:

http://www.abc.com.py/abc/nota/40572-Justifican-presencia-de-militares-de-EE.UU./

La autorización del Gobierno de la Acción Cívica-Médica (MEDCAP por sus siglas en inglés), que contará con el apoyo logístico y personal de la Sección de Asuntos Civiles de la Oficina de Cooperación de Defensa de la Embajada norteamericana en Paraguay, llamó la atención porque recientemente el clérigo-presidente Lugo supuestamente había desautorizado la realización en territorio nacional del ejercicio de tropas norteamericanas denominado Nuevos Horizontes, marcado para el 2010.

Fuentes en la cúpula militar argumentaron que la DEDCAP será manejada por los militares paraguayos, y que el apoyo norteamericano supuestamente será sólo en logística, es decir, compra de medicamentos, combustibles y otros insumos.

A pesar de estos supuestos, se reconoció que la oficina de Asuntos Civiles de la Oficina de Cooperación de Defensa responde al Comando Sur del Ejército norteamericano, aunque no explicaron satisfactoriamente la diferencia entre el operativo Nuevos Horizontes, y el supuesto apoyo de militares profesiones en diversas áreas, que sería en la MEDCAP.


La suspensión de Nuevos Horizontes resuelta por Lugo el 19 de setiembre fue festejado con algarabía por algunos grupos presentados como de izquierda por la prensa, y sirvió al luguismo para posicionarse en la línea del socialismo del siglo XXI para muchos analistas, sobre todo aquellos que operan en el mercado libre de las ideas. El hecho también constituyó un golpe propagandístico profusamente difundido por los vocingleros corifeos del luguismo en el exterior, entre ellos dobles agentes de Chavez y Washington residentes en Venezuela como Joel Cazal, quien ya mamaba del oficialismo venezolano en tiempos de Carlos Andrés Perez.


Lugo había argumentado que no era prudente permitir que militares norteamericanos estén en nuestro país en momentos en que en la región generaba muchas críticas la presencia de bases militares estadounidenses en Colombia. “No es un rechazo categórico. Simplemente no creemos conveniente que el Comando Sur de EE.UU. esté presente en Paraguay con 500 efectivos para este tipo de ejercicios”, había expresado el titular del Ejecutivo y había aclarado que el rechazo no abarcaba otras operaciones con objetivos “humanitarios”. El Gobierno considera de este carácter, evidentemente, la DEDCAP que se hará el 14 y 15 de noviembre próximos en el barrio Ricardo Brugada (La Chacarita).


La decisión gubernamental de setiembre pasado había merecido la histriónica crítica de la embajadora norteamericana en nuestro país, Liliana Ayalde, quien la había calificado de lamentable. Los adulones del obispo dedicaron gran esfuerzo a intentar difundir la noticia del supuesto rechazo al ingreso de tropas norteamericanas al Paraguay, en realidad una misión de médicos militares estadounidenses que realizan cirugías de labios leporinos y otras actividades humanitarias, como una prueba de la posición “digna” de oposición al imperialismo del clérigo-presidente.

Sin embargo, hoy se comprueba que todo había sido una farsa más del luguismo.

Bastaron las amenazas de juicio político para que Lugo se retracte en sus reivindicaciones de los pobres, como dos tapas del diario que apuntaló su proselitismo, el ABC color, frustraron la compra de tierras para campesinos. Los mismos grupos de presión lo obligaron en incontables veces a renegar de Daniel Ortega, de Hugo Chávez, de Evo Morales y de todo lo que huela a izquierdismo en América Latina.

Las mentiras de su campaña proselitista anticipaban estas contramarchas, dado que se presagiaba que la derecha, el imperialismo y los conservadores, todos ellos factores de poder que respaldaron al obispo, pasarían costosas facturas.

A nadie en Paraguay escapa que Lugo gozó con fuerte respaldo empresarial, de la prensa mediática de derechas –entre ellas la vinculada a la secta Moon-, de grupos neoliberales pitiyanquis de los partidos colorado y liberal, e incluso los más recalcitrantes panegiristas del desaparecido dictador Alfredo Stroessner.

Las voces que con más fuerza hoy se levantan contra Lugo provienen de la derecha y de los conservadores, es cierto, pero también es cierto que estos son los grupos cuyo apoyo resultó más decisivo para su éxito electoral del 20 de abril del 2008. El calvario de retractaciones que a partir de entonces debió recorrer Fernando Lugo se hace cada vez más penoso, al punto que en burla muchos ya lo apodaron amanecer, pues se pasa aclarando.

No en balde Ludwing Borne sentenció que no arrepentirse de nada es el principio de toda sabiduría.

EL FALSO REFERENTE MORAL (2)


Si algo puede deducirse de la desfachatez con que Fernando Lugo intenta eludir sus compromisos con sus mujeres e hijos, es que el cantinflesco clérigo-presidente prefiere la deshonra de las muletas a la de la caída. Al héroe de la izquierda chanta le parece más deshonroso reparar una falta que haberla cometido, y articula toda su influencia para no reconocer los abusos que cometió con adolescentes indigentes en sus tiempos de cura.



Entretanto, la misma actitud demuestran quienes presentaron como referente moral a un oscuro personaje que acabaría deshonrando como pocos a la investidura presidencial de Paraguay.

Nada más y nada menos que un cura pederasta confeso, además acusado de violador, el gran embaucador Fernando Lugo. ¿Es un tema privado la dignidad de unos hijos que negó ante la opinión pública de un país entero, y una doble vida desenterrada que hoy ha convertido al Paraguay en el hazmerreír del mundo?

TERCERA DEMANDA PARA EL "PADRE DE LA PATRIA"

La jueza de la Niñez y Adolescencia paraguaya, Sonia Sánchez Laspina, aceptó este jueves dar trámite a una demanda contra el presidente Fernando Lugo promovida por Hortensia Damiana Morán, que le reclama el apellido para su hijo varón de 2 años.

Ahora Lugo "tiene nueve días para contestar la demanda o allanarse al reclamo", dijo la actuaria judicial Barbara Leiva a periodistas. "Para nosotros esto es un proceso normal, con la sola diferencia de que se trata del presidente de la República", explicó aunque con muy poca convicción.

Hortensia Morán es la tercera mujer que demanda por paternidad irresponsable a Lugo. En mayo pasado, luego de un escándalo en la prensa, el clérigo-presidente admitió y reconoció un hijo de 2 años, Guillermo Armindo, fruto de su unión con Viviana Carrillo, hoy de 25 años, pero con quien la relación empezó cuando ella tenía 16.

Una segunda querella fue planteada por Benigna Leguizamón, de 27 años, quien también lo acusa de violador, y a quien también ultrajó siendo menor de edad. El trámite de este juicio supuestamente se halla en etapa de resolución por el juzgado, que debe decidir si Lugo tiene que hacerse la prueba de ADN, como pide la defensa. Sin embargo, el clérigo ha logrado congelar todos los trámites, con la descabellada excusa de que no quiere exponerse a una agresión de Benigna, a pesar de contar con un batallón de escolta presidencial de más de mil hombres, dotado con blindados y armas pesadas y largas.

Hortensia Morán exige también la prueba de ADN al ex obispo católico. "Una vez que tengamos el reconocimiento por parte de Lugo estaremos haciendo también un juicio por asistencia de alimentos", dijo el abogado de la mujer, Rodrigo Aguilar.

OBISPO, PRESIDENTE Y VIOLADOR
Benigna Leguizamón (26), responsable de la segunda demanda por filiación en contra del presidente Fernando Lugo, también denunció al ex obispo de haberla sometido sexualmente. “Lugo me violó”, afirmó en un programa radial difundido en Ciudad del Este, en la Triple Frontera entre Paraguay, Argentina y Brasil.

La mujer sorprendió a los medios cuando relató que un día, el entonces monseñor Lugo, la hizo buscar por su chofer, quien la llevó hasta el Obispado de San Pedro, alegando que el obispo estaba enfermo. Sin embargo, según comentó, al llegar Lugo la encerró en su habitación y la forzó a tener sexo con él. “El Obispado era de dos pisos, me encerró bajo llave en una habitación y allí me sacó la ropa a la fuerza y me sometió sexualmente. No había cómo escapar de él”, comentó.

LA PIEDRA DEL ESCÁNDALO
No menos escandaloso es el testimonio de Viviana Carrillo, donde expresaba que su relación con Lugo se había iniciado siendo ella menor de edad.

"Siendo muy joven aún (tenía 16 años), aproximadamente en el 2000; y al tiempo en que realizaba mi preparación para realizar mi confirmación dentro de la religión católica en la cual fui bautizada por mis padres, conocí al Obispo Fernando Lugo en el Departamento de San Pedro de donde soy originaria; cuando vivía en la casa de la señora Edith Lombardo de Vega", señala el escrito.

Continúa explicando que aparte de acompañar a la demanda con fotografías y el certificado de confirmación firmada por el entonces obispo, "desde aquella tierna edad, el demandado me sedujo, y empezamos a tener un relacionamiento amoroso, el cual se inicio porque él se quedaba a dormir en la casa de mi madrina Edith Lombardo de Vega en la localidad de Choré, en cuya casa también vivía yo".

"Todo se inició una vez cuando le llevé las ropas de cama a su habitación, y al preguntarle si necesitaba algo más, el me dijo que sí, que a mí era a quien él necesitaba, siendo a partir de ese momento constante su acoso, hasta que debido a mi corta edad e inexperiencia, fui seducida por su forma de hablar, por sus palabras bonitas, por sus expresiones bellas, y por las promesas que me hizo de renunciar a su cargo por mí, y que pretendía compartir una vida conmigo y que tengamos muchos hijos y formemos un hogar, habiendo sido él mi primer y único hombre", detalla la demanda.

Explica luego que "poco tiempo después, al sospechar mis padres y mi madrina lo que estaba ocurriendo, todos mis familiares y personas cercanas me dieron la espalda, diciéndome que eligiera vivir en el pecado (por estar con un sacerdote) o que me arrepintiera y me olvidara por completo de lo que había pasado".

La mujer relata luego que el motivo que detonó su demanda fue la desatención en la que Lugo tenía al hijo y expresa que una vez discutiendo sobre el asunto "me dio un golpe en la cara", molesto porque le dijo que al parecer él no quería al niño.

La temprana polémica desatada en torno a las mutuas acusaciones de realizar orgías, entre la oposición y el entorno del obispo Fernando Lugo, inauguró una larga serie de bochornos que penosamente ha venido sorteando el gobierno arzobispal de Paraguay, que encabeza este falso referente moral, hoy también acusado de propiciar el terrorismo.

"Benítez tuvo 60 años de orgías" repondió entonces en el diario La Nación La Nación el secretario de emergencias y favorito del clérigo-presidente Camilo Soares, al senador opositor Rogelio Benítez, quien lanzó las acusaciones de que el obispo Fernando Lugo preparaba una sede para sus orgías en una paradisíaca isla en Encarnación.

“Yo no sé qué es lo que le mueve a Rogelio Benítez, envidia o qué cosa es, pero bueno, Rogelio Benítez tuvo 60 años de orgía, él y su antepasados. Entonces, creo que es un goloso, con 60 años no se conforma” dijo Soares, un habitué de las discotecas gay que poco tiempo antes fue fotografiado en uno de estos lugares con el afamado travesti "Electra".

Las declaraciones del senador Benítez desataron la primera tormenta política en el seno del gobierno, hoy acosado por escándalos de corrupción y denuncias de favores a los amigos del entorno presidencial. "Yo le pediría que regule sus declaraciones en horario de protección al menor", dijo también el pudoroso amigo del travesti Electra Camilo Soares, según la prensa de entonces.

El siguiente escándalo que sacudió al gobierno de Fernando Lugo, y que lo consagró como un consumado mentiroso, e incapaz de cumplir con sus compromisos asumidos ante las instituciones (en ese caso, la iglesia católica), fue la revelación de que siendo obispo había dejado embarazada a la jovencita Viviana Carrillo. Posteriormente se supo que había iniciado la relación cuando ésta era menor de edad.

Poco después, una segunda mujer llamada Benigna Leguizamòn también reclamò judicialmente a Fernando Lugo que reconozca la paternidad de otro de sus hijos, acusándolo además de haberlo golpeado de manera miserable.

Una tercera mujer no tardó en aparecer, mientras distintas versiones que luego fueron silenciadas, hablaban de hijos del obispo en España, Ecuador, Italia y otros países donde había realizado sus “giras pastorales”. Luego de que el abogado del presidente dijera que no hubo contacto con ella, Damiana Morán, la tercera mujer que concibió un hijo con el obispo-presidente, emplazó al clérigo para que asuma el reconocimiento del niño; de lo contrario amenazó con accionar también ante la justicia. “Espero que eso cambie” comenzó diciendo Damiana Hortensia Morán en una entrevista que mantuvo con el periodista del canal de noticias argentino TN, Julio Bazán, en relación a la nueva negativa del clérigo-presidente de reconocer a su hijo Juan Pablo.

Poco después, y como guinda de la torta, los escándalos alcanzaron al cuerpo diplomático cuando el embajador de Fernando Lugo en Chile, el ex senador Armando Espínola, apareció en primera plana de diario Popular de la capital paraguaya, fotografiado en plena orgía.

Las fotos mostraban a un eufórico Espínola despojándose de sus ropas y siendo obligado a travestirse por varias mujeres que lo rodean, en medio de prácticas sadomasoquistas. La noticia dominó las primeras planas de los diarios, y estuvo a punto de opacar la reunión cumbre del MERCOSUR que por esos días se llevó a cabo en Asunción.

Por si todo esto fuera poco, unos días más tarde un cercano colaborador de Fernando Lugo durante su campaña proselitista, el hoy intendente de San Carlos Luís Anibal Schupp, acusó al abogado particular del obispo, Marcos Fariña, de traficar influencias aprovechando su proximidad al obispo y oficiar de proxeneta presidencial, abocándose a la tarea de proveer prostitutas para las orgías arzobispales.

EL FALSO MEDIADOR: FERNANDO LUGO Y LOS SECUESTROS (3)

Una mentira no tendría sentido si la verdad no fuera percibida como peligrosa.

Alfred Adler

Dice un proverbio que con una mentira puede llegarse lejos, pero sin posibilidades de volver, y tal parece ser el camino que ha emprendido el clérigo-presidente Fernando Lugo.
A mediados de febrero del 2005, fue hallado el cadáver de Cecilia en una fosa de un aguantadero, en una localidad suburbana próxima a Asunción. El hallazgo del cadáver de la secuestrada, una elegante empresaria de 32 años enterrada viva con crueldad por sus captores, conmocionó a la sociedad paraguaya.
El 21 de septiembre del 2004, Cecilia Cubas (de 30 años de edad en ese entonces) había secuestrada, y aunque su padre, el ex presidente Raúl Cubas pagó un rescate de 800.000 dólares estadounidenses, la mujer fue asesinada y abandonada en la ciudad de Ñemby, una localidad suburbana próxima a la capital paraguaya, Asunción. Cuatro activistas del Partido Patria Libre, incluido uno de los principales líderes, Osmar Martínez, fueron arrestados, acusados y condenados en juicio oral y público por el secuestro y asesinato. Otros implicados que habían huido a países limítrofes fueron extraditados y se encuentran en los umbrales del juicio oral y público.
Esta aparente banda criminal seudo-ideologizada, según pudo comprobarse, formaba parte del entorno del obispo Fernando Lugo, existiendo al respecto pruebas fotográficas, testimonios de allegados y grabaciones de conversaciones vía celular e Internet.
Hábil en confundir y desviar la atención, Fernando Lugo logró eludir por mucho tiempo todas estas acusaciones con característica retórica cantinflesca y pose indecisfrable.
Respaldado sobre todo por la credibilidad de su calidad de jerarca católico, se amparó en los cerebros lavados por la iglesia de Roma que son abrumadora mayoría en Paraguay, para eludir toda responsabilidad.
Con los mismos argumentos, Lugo y su entorno han logrado desmentir con cinismo tanto la ayuda económica que reciben las organizaciones que lo apoyan de USAID y otros organismos manejados por la embajada norteamericana, como sus supuestos vínculos con el chavismo venezolano, a pesar de haberse presentado como una corriente adscripta al socialismo del siglo XXI para ganar notoriedad, y haber tenido a sus principales impulsores y propagandistas en los círculos bolivarianos de Latinoamérica. La sinceridad de Lugo consiste, sobre todo, en no parar de mentir.

VOCES EN EL SENADO

En caldeada sesión del Parlamento paraguayo, la senadora oficialista Zulma Gómez, dijo en la semana que no descarta que el presidente Fernando Lugo esté implicado en el plagio del ganadero Fidel Zavala. Fue en respuesta a las afirmaciones del mandatario, quien días pasados sostuvo en conferencia de prensa, que no descartaba que el propio vicepresidente Federico Franco esté conspirando contra el Gobierno.
“De la misma manera yo le respondo si me preguntan si es que él (Lugo) está involucrado en los secuestros. Parafraseando lo que dice Fernando Lugo, yo no descarto de que él y sus amigos estén metidos en el tema de los secuestros, por que él es amigo de los secuestradores. No podría poner yo la mano por Fernando Lugo, parafraseándole. Porque él les visitó a los secuestradores en prisión”, manifestó la legisladora.
Explicó que si Lugo se refiere a Federico Franco, que está conspirando, porque los votos de los legisladores franquistas están para apoyar un eventual juicio político contra el mandatario; y porque los senadores franquistas apoyaron con su voto la suspensión de la Cumbre de Poderes, eso no se puede confundir con una conspiración.

JEFE DE SECUESTRADORES Y MENTIROSOS DE PATAS CORTAS

El senador opositor Juan Carlos Galaverna, por su parte, acusó al presidente Fernando Lugo de ser el jefe o, cuanto menos, el protector de los secuestradores. Un ex juez también relató a los medios esta semana que visitó una vez el obispado de San Pedro, cuando Lugo era el obispo, oportunidad en que fue recibido por Magna Meza y no supo precisar si el otro era Alcides Oviedo u Omar Martínez, acusados de ser parte del grupo de plagiadores. También recordó que Lugo visitó a los implicados en el secuestro de María Edith en la prisión.
El legislador refirió que Lugo, en principio mentor y protector de los guerrilleros, rompió con ellos como ya lo hizo con otros amigos. “Entonces, ¿por qué tanta benevolencia con ellos? Porque le amenazan con que van a cantar contra él muchas de las cosas que saben”, dijo.
Sin pretender emitir un juicio inapelable sobre la culpabilidad de los acusados por el secuestro, si algo podemos sacar en claro es que la manía de inventar mentiras que no pueden sostener por mucho tiempo se ha vuelto una costumbre en algunos referentes de la Alianza Patriótica para el cambio, el abigarrado conglomerado de oportunistas y mentirosos que impulsaron a la presidencia a Fernando Lugo.
Primero fue el engaño de presentarse como socialistas del siglo XXI de la línea de Chávez, Morales y Castro, financiados con fondos de USAID proveídos por James Cason, luego teólogos de la liberación abrazados con agentes del fondo monetario internacional como Dionisio Borda, para acabar negando tres veces hasta a la propia madre antes que cante el gallo.
Luego fue el turno de referentes del PMas y Tekojoja, que calificaron a la detenida por secuestro Carmen Villalba de enajenada mental y vendida al oficialismo colorado, por un discurso sencillamente acorde a la izquierda latinoamericana cuya acción se vio muchas veces compelida por las circunstancias a desbordar el legalismo y el sistema para quebrar el status quo, como en Nicaragua o Cuba.
Ahora pretenden negar su relación con el EPP, al que aceptan como responsable del secuestro de Fidel Zavala, aunque exista profuso material fotográfico que los muestra juntos y sonrientes.
Recientemente, un periodista fue maltratado por la guardia del obispo-presidente en la misma sede de gobierno, por preguntar cuál fue el motivo por el cual en una oportunidad acudió a visitar a Carmen Villalba, una condenada por secuestro considerada de máxima peligrosidad. El cronista relató que visiblemente desencajado, Lugo le espetó por respuesta que sobre eso no tiene derecho a preguntar.
Es que como afirmó el escritor británico Robert Louis Stevenson, las mentiras más crueles son dichas en silencio.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres